domingo, 12 de febrero de 2012

La caja de los recuerdos

Abro poco a poco la caja. Despacio. Con cuidado. Dentro, miles de objetos viejos y medio rotos. Películas, libros, hojas de papel... Todo lo que en otro tiempo guardé.


Pero hay algo pequeño. Perfecto, sin manchas. Algo brillante. Una bola. La toco. Es suave. Sin bollos que estropeen su superficie. La cojo delicadamente. La admiro unos segundos. Es increíble. Entonces, mi mente recuerda. Esa bola, perfecta y pequeña, encierra un recuerdo, hermoso y grande. Antiguo, pero que al recordarlo, me dan ganas de salir y proclamar mi amor a los cuatro vientos. El recuerdo: el día en que te conocí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario